¡Objetivo conseguido!

Mauer

Esto sienta realmente bien. Objetivo conseguido. Uno más.

Aquí estoy. Lejos de la familia. Lejos de la tierra que me vio nacer. Lejos de muchos amigos. Aquí estoy. Escuchando música. Sería injusto decir que estoy lejos de las personas que quiero. Porque aquí también las tengo. Personas importantes. Mucho. Personas que espero se vayan convirtiendo en más y más importantes con el paso del tiempo. Y aquí estoy. En Berlín.

¿Que cuál es ese objetivo que he conseguido? Bueno, paso a paso.

No recibí el don de la paciencia. Ni un poco. Ni una pizca. Ni lo que sobró del que iba delante de mi (o delante mío). Nada. Y eso es malo, o no. No lo sé realmente. Quizá es bueno. No sé. ¿Es bueno o malo?. Depende. Cuando los demás la tienen con respecto a mí -o a lo que depende de mi- imagino que es bueno. Cuando soy yo el que debe ponerla sobre la mesa es una Scheisse. Pero bueno, no toca otra. ¿Significa entonces eso que, entonces, tengo paciencia?. No. ¿Cómo?. Que me jodo y bailo. 

Siguiendo mi teoría de los vasos (…) un momento. Tengo una teoría de los vasos. No voy a explicarla ahora. Pues eso. Siguiendo mi teoría de los vasos, no tener paciencia debe implicar tener alguna otra virtud. ¿Debería ser yo el que la destacase?. No. ¿Entonces?. Bueno, si. En fin, que creo que la contrapartida será que tengo una voluntad inquebrantable. ¿Eso es bueno?. No sé. Imagino que para mi, si. Para los demás, no. Con toda seguridad. Me refiero a que, con toda seguridad, mis dos penúltimas afirmaciones son ciertas. Bueno no las dos penúltimas, sino la penúltima y la antepenúltima. Bueno ahora la ante-antepenúltima y la que iba antes. ¿He contado bien?. Eso no es lo importante.

Al caso. Que después de unos cuentos meses viviendo la vida por aquí. Bueno, tampoco viviendo la vida. Haciendo cosas. Cosas que no eran trabajar. Bueno trabajar también. Aunque yo siempre digo que sólo se trabaja cuando se genera dinero. Y dinero he generado poco. Bueno, poco desde noviembre. Antes si. Inflamable. Dinero volátil. En definitiva, que tengo que ampliar mi abanico de cosas para hacer. Y mis convicciones sociales. Y mi educación. Y mi cuenta bancaria. ¿Mi amor propio?. También. ¿El que dirán?. Pues me imagino. ¿En serio?, ¿te importa el que dirán?. Claro, ¿a tí no?. No sé. Bueno, no contestes tú, que es mi blog.

Trabajar es una mierda.

Uno quiere lo que no tiene. Y cuando lo tiene deja de quererlo. Entonces estoy buscando querer dejar de querer trabajar. Y la mejor forma es trabajar. ¿De qué?. Eso quisiera saber yo.

Es jodido tener que tener que trabajar. Sería mejor no tener que tenerlo. Quiero decir. Que trabajar no fuera una cosa obligatoria. Sino optativa. Entonces ahora estaría en la situación de tener que trabajar porque quiero ampliar mis quehaceres con los que dejar que pase el tiempo.

Yo sería un buen rico. Bueno, sería un buen rico desde mi punto de vista. Me imagino delante del espejo diciéndome: “eres un buen rico” o “¡qué rico más bueno!” o “de bueno que eres, siendo rico, eres tonto”. Me imagino que acabaría viendo ser rico, o ser bueno, o las dos cosas, como un problema. Pero ese sería mi punto de vista. Los demás pensarían que soy un hijo de puta. Y un infeliz. O las dos anteriores. O las dos anteriores, y además un mierda. Y quizá algunos sentirían lástima de mi por tener tanto dinero, y no disfrutar de tener que disfrutar teniendo trabajo. Porque su jefe es muy justo. Y sus compañeros, muy buenos.

Entonces esta semana me puse un objetivo.

Pero al final ahora tengo varios. Y este es otro. Escribir. Porque últimamente sólo escribo en Facebook. Mierda. Mierdas. Cada vez más, tengo que googlear para saber si lo que escribo está bien o no. También corro. Tela. Parezco tonto de lo que corro. Pero me lo propuse. Y como me lo propuse. Y como no tengo paciencia. Pero si mucha voluntad. Pues corro. Y apenas descanso. Porque no tengo paciencia. Pero sí mucha voluntad. Y me duelen las piernas. Y me pregunto por qué. Si al final todo sale del mismo lado. De mi cuerpo. De diferentes zonas. Pero de mi cuerpo. No sé por qué no puede haber una comunicación entre mis piernas y mi voluntad. Y así poder parar. Nada. No hay comunicación. Como en una pareja que llevan 30 años casados. O de pareja. Pero además en este caso son un trío. Vamos un caos. Y la cuestión es que me siguen doliendo las piernas. Scheisse.

Veinticinco.

O veinte.

Bueno, entre quince y vente. La verdad es que no me acuerdo bien. Pero me he vuelto loco. Y lo he cumplido. Uno se siente bien cuando cumple sus objetivos. Salvo cuando tu objetivo es correr. Entonces no te sientes bien porque te duelen las piernas. Bueno, te sientes bien por partes.

Y eso es lo que quería decir. Que lo he conseguido esta semana. No sé cual será el objetivo de la semana que viene. Pero bueno. Iremos a por él. De eso quiero hablar aquí. Bueno hablar no. Escribir. Que si no tengo que ponerme a googlear. Que empezamos con el alemán. Y el inglés.

A ver de qué somos capaces. Este también era un objetivo de hace mucho tiempo. ¿Cuál?. ¿Aun no te has enterado?. Ya te enterarás.

Adios. o adiós. A mi me gusta más la primera. Con su linea roja por debajo. Rollo logotipo moderno.

Espero. Con tanto punto. Hacerlo ilegible. Que el que lea esto se joda. Yo conozco la entonación. Para mí es fácil. Para tí, no. O para ti. Me quedo, en este caso con el primer tí. O debería decir tú.

Ahora suena “The Passenger” de Iggy Pop. A ver cómo va la cosa.  Faltan 16 palabras para las 1000. Ahora cinco. Ahora tres. Ya.

 

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s