A falta de tres días

DSC_0003

Bueno, quizá 4. O cinco. A seis, seguro, no llegamos.

Ese es el camino. Eso es lo importante. Pero, no es fácil. Nada de eso. Quizá es lo más difícil. Quién sabe. No creo que pueda analizarse. Bueno, depende. Si es un académico seguro que si puedes. Y si no a inventar datos. O a parcelar. O a hacer lo que quiera que sea que suelan hacer al manejar datos, para obtener otros datos, que sirvan para dar validez a afirmaciones. Y mierdas por el estilo.

Es curioso. O no. A mi me lo parece. Al que no, que se vaya. He crecido en una familia no académica. Afortunadamente. En serio. Afortunadamente. No académica no significa: “sin cultura”. Todo lo contrario. Creo que el “academismo”, precisamente, está montado para borrar cualquier tipo de cultura. Sobre todo la importante. La que te trasmite la familia. De padre a hijo. O de madre a hijo. O de abuelo a hijo. O de abuela a nieto. O a nieta. Lo único malo es que (antes), la gente no académica, veían a los académicos como gente importante. Quizá lo fueran. Quizá no. Había muchas cosas que meter en el análisis. Y aquí no somos doctorados. Ni esto es una universidad. Ni nadie nos paga por escribir. Ni este “paper” tiene repercusión. Qué ridículo eso de usar anglicismos cuando el equivalente en español carece, aparentemente, de grandeza. “Paper”. Menuda mierda. Pero bueno, me imagino que es más fácil usar ese término que estudio científico. Esto último puede generar dudas. Y remordimientos. Y risas. Y llamarlo “papel”. Bueno. También es papel el que se usa después de descomer.

Total que lo que mucha gente no sabe. Los que no se mueven en ese ambiente. Es que un académico puede ser. Y de hecho lo es. Depende del momento, claro. Un perfecto gilipollas. Me encanta esta expresión. Hay catedráticos de universidad que no valen su peso en mierda. Si hubiera que gasear sistemáticamente a la humanidad, empezaría por ellos. Por inútiles. Pero no me han hecho nada. En serio. Ni un mínimo roce. Es un análisis externo. De lo que he visto. Tampoco me ha hecho nada Maduro, y apostaría mi mano derecha a que podrían usarlo para sacar una nueva enfermedad relacionada con la gilipollez. Pero bueno. No vamos a hacer sangre. Seguro que son gente normal. Gente que desea lo que no debería desear. Gente que roba cuando puede. Gente que miente sin tener por qué. Gente que se ha masturbado en sitios dónde nadie esperaría que lo hiciese. Pero que no lo espera, porque no hay comunicación en ese sentido. Sino, no dejaríamos que nadie viniese a casa. O al trabajo. Gente normal. Como los Borbones.

No es broma. Los veo normales. Entrañables. Los hecho de menos. Y los echo de menos.

Por dónde iba. Ah! Si. Que no es fácil.

Tanto para lo bueno. Como para lo malo. No es fácil. Repetir no es fácil. Cuando te gusta, porque te gusta. Cuando te disgusta, porque te disgusta. Sólo se repiten las cosas que son una mierda. A la mierda con las cosas que se repiten.

Pero a veces hay que forzarlo. ¿Cuando?. Siguiendo mi teoría. O mejor dicho, mis teorías. Recuerdo la de los vasos. Sólo se repite, lo que es una mierda. Nadie quiere repetir algo que es una mierda. Salvo cuando echas de menos a la mierda. Como le pasa a los que no tienen pareja. O a los que han terminado con sus parejas. Parejas que eran una mierda. Pero eran parejas. Y la gente, pregunta por parejas. Y las respuesta a dar, es “si”. El “no” es una mierda. Una mierda que se repite. Porque cuando contestas “si”, nadie te pregunta más. Pero cuando es “no”, te van a volver a preguntar. Según mi teoría de los vasos, siempre hay un vaso que, con su vacío, compensa el que otro esté lleno. Total. Queremos repetir. O debemos. Pero. ¿Qué?. Algo que no es una mierda. ¿Y cómo sabemos que no es una mierda?. Pues porque no es tampoco fantástico. Lo fantástico sólo ocurre una vez. Las demás veces, sólo lo parece. Pero hay cosas que son buenas y son malas a la vez. Hay cosas que son fantásticas a la misma vez que son una mierda. Como el “I hope that I don’t fall in love with you” de Tom Waits. Todo encaja. Y por eso, aquí queda.

¿Quieres mejorar?. Busca eso que te digo. Busca cosas que sean una mierda y que a la vez sean buenas. Qué digo buenas. Fantásticas. Que te sientas orgulloso de hacerlas. Pero eso. Que sean una mierda. Pero una mierda que compartes en facebook encantado. Que te enorgullece. Aunque los “haters”. Los odiadores. Van a decir que es una mierda. Y que eres un mierda. Con razón. Lo eres. Porque buscas estas cosas.

¿Qué clase de cosas son buenas y una mierda?. Muchas. El Betis. La paz en el mundo. Pero tú no puedes hacer el Betis. Ni la Paz en el mundo. Pues todo lo demás. Depende de cómo lo veas.

Te has imaginado de qué hablo. Pues hazlo. Bueno, sólo si eres un mierda. Eso. Que lo hagas. Sólo necesitas repetirlo unas cuantas veces. De forma artificial. Y entonces obra el milagro. Pero no es fácil.

A mi me falta poco. Si. En efecto. Soy un mierda. Ojo. Que no me enorgullezco. Pero quiero cambiar cosas. Y si las quiero cambiar, es porque me considero un mierda. Eso si. En mi caso. El mejor mierda del mundo. Hay mierdas peores. Hay muchos tipos de mierdas. Ninguna reseñable. Sería injusto. Si destacas a un tío por ser un mierda, menosprecias el potencial de millones de personas. Para ser un gran mierda, sólo hay que estar en el sitio adecuado, en el momento justo. Pero eso. Poco. Un par de veces más. O tres. Y entonces estará hecho. ¿El qué?. Poca cosa.

También hay cosas maravillosas. Pero duran poco. Nada. Ya se han ido.Adiós. Mañana vuelvo. Creo.

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s