Las notas

Mauer 2

Curioso este mes.

Acostumbrado como he estado siempre a los cambios típicos del mes de junio, este año me he sorprendido mirando el calendario y descubriendo que todo sigue igual.

Ni notas. Ni cambios. Ni mudanzas. Ni vacaciones. Nada.

Sigo con mis inquietudes políticas. Creo que hace falta hacer algo para cambiar lo que tenemos. Y hay una cuestión que me preocupa mucho. La educación.

Sería interesante crear una estructura política que centre sus fuerzas en la educación. Frente a un partido que lo englobe todo, un partido que use su fuerza electoral para imponer criterios en materia de educación contrastados.

Y no me refiero con eso a ser lo mejores en el informe PISA. El informe PISA es como el análisis EURONCAP de los coches. Una vez conoces las cuestiones, es fácil mejorar. A pesar de lo que demuestran nuestros políticos y educadores.

La educación debe ser dinámica y abierta.

Decimos que deben ser los padres los que eduquen a sus hijos. Estamos convencidos. Al colegio se va a aprender, y la educación (como el bocadillo) debe traerse de casa.

Curioso.

Estoy de acuerdo en que la educación debe venir de casa instruida. Pero creo que está en los padres el derecho y el deber de determinar el aprendizaje de su hijo. Esto es difícil como primer paso. Me explico.

Me gustaría poder elegir las materias que va a estudiar mi hijo. La intensidad de las mismas. Y el momento en que las va a estudiar. Es mi obligación y es su derecho. Derecho ejercido a través de su responsable. Quiero analizar a mi hijo. Quiero ver con qué se desenvuelve mejor. Quiero ver qué le es más útil. Quiero ver cómo es la relación con el entorno que le proporciona esa materia. Y a partir de ahí, seguir decidiendo. Sin fracasos. Sin fracturas. Sin perder el tiempo. Directo a lo interesante.

Pero eso trae problemas.

Muchos.

A ver. Este tipo de decisiones son difíciles. En primer lugar hay que querer tomar esa decisión sobre el futuro de tus hijos, y después, y más importante, hay que estar capacitado para ello. Es una gran responsabilidad. Y sobre todo ésto no debería quedar a la voluntad del niño.

Indudablemente te puedes encontrar con el problema del padre que quiere forzar a su hijo a ser lo que éste no quiere ser. O el hijo que dado el desinterés de sus padres (o del desconocimiento) se crea un itinerario cuyo eje es la ley del mínimo esfuerzo. Que todo puede ser.

Pero no podemos limitar el avance pensando en aquellos que harán mal uso de sus derechos y obligaciones. Creo que hay que mirar en el sentido de los que saben y quieren tomar decisiones importantes.

Creo que la educación tiene que ser más abierta de lo que es ahora. Tiene que ser también más plural. Más dinámica. Debe volcarse más en el lado de las emociones. Del arte. De la innovación. Del emprendimiento. Debe estar también guiada por sentimientos.

Hay niños con muchas inquietudes desde pequeños. Un sistema académico como el actual sólo va a ir encaminado a, posiblemente, matarlas si esta inquietud no está en el campo de las ciencias o las letras. No podemos olvidar que lo que antes era garantía de una vida de éxito económico y/o social (medicina, derecho, ingeniería,…) hoy puede no serlo.

Hay que motivar las inquietudes de las generaciones que vienen. Ese será nuestro avance social. Tenemos que crear un sistema educativo fuerte que se base en las necesidades del alumno, y no en los estamentos del sistema. No podemos crear un sistema educativo con diferentes clases y estatus. Hoy día una carrera universitaria no es garantía de mayor éxito que una carrera profesional o que una actividad liberal y autodidacta. No es tampoco indicativo de cultura. Y tampoco de poder adquisitivo.

Los criterios de comportamiento deberían venir de casa, para ser reafirmados en la escuela, al igual que los criterios académicos.

¿Por qué tiene que repetir un curso un niño con menos de 12 años?, ¿por qué tiene que cargar con ese estigma? A poco que las capacidades intelectuales sean las propias de la aplastante mayoría de la sociedad, cualquier cosa que se aprende hasta esa edad será adquirida sin mayor dificultad en el proceso de vivir. Y si el problema son las capacidades intelectuales, entonces las medidas deberían ser otras.

Pero todo esto es un poco quimérico. Quizá mucho.

No sólo hay que cambiar leyes. Programas educativos. Sino también educación familiar. Estamentos académicos. Sistemas de aprendizaje. Profesorado. Sistema de representación de los padres en las escuelas.

Creo que, como con todo, hay que empezar poco a poco.

No se pueden modificar sistemas educativos partiendo de la base de que lo habido hasta ese momento ha sido un error. Hay que ser constructivos, y no destructivos. Hay que enseñas las ventajas de un nuevos sistema. Hay que motivar.

Cuando era joven, pensaba que un sistema en el que un alumno no pudiese repetir era una máquina de crear inútiles. Y efectivamente podría llegar a serlo si no variamos las demás circunstancias. No podemos crear un sistema que no fomente y premie el esfuerzo. Pero tampoco podemos crear un sistema que castigue la falta de ánimo frente a una materia o sistema. Hay que analizar caso por caso. Para eso están las escuelas. Para eso están los padres. Las decisiones relativas a repetir una materia, antes de la universidad, deben venir de una decisión consensuada de padres y profesores. Podría ser un buen control.

Podría ser un control que permitiera un acercamiento de la figura del profesor, al ámbito familiar del alumno para poder tener acceso a la base de éste, y poder facilitar a las administraciones (llegado el caso) la información necesaria para que se tomen medidas.

El tema de la educación es difícil.

La mayor dificultar, creo, hoy día presente, es la necesidad de recursos económicos para hacer viable un avance en la calidad educativa. Y creo que las administraciones no están por esa labor. También requiere una mayor dedicación de padres con respecto a sus hijos. Y me da la sensación que este último punto, está más lejos de conseguirse el primero.

El tiempo dirá.

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s