Charlie Hebdo

DSC_0572

No sé trata de valorar qué vida tiene más valor. Me imagino que la idea de ver que alguien muere en unas circunstancias parecidas a aquellas en las que se desarrolla tu vida normalmente, es más desgarradora. Imagino que la lejanía de determinadas muertes las hace menos presentes, menos dolorosas.

No se trata de justificar ninguna muerte.

Podrían haber sido tu hermano, tu pareja, tu padre, tu amigo. Conoces la ciudad. Conoces su trabajo.

“El que juega con fuego, acaba quemado”

¿Es jugar con fuego hacer burla de las creencias de un grupo millonario de personas? Indudablemente. ¿Justifica eso la muerte de esas personas? Me temo que no. ¿Es libertad de expresión insultar una creencia? Tampoco.

El artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos dice que

“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.”

No deja de ser una declaración muy abierta. La citada libertad que no debería pisar el derecho en posesión de los demás. ¿Existe un derecho a no ser molestado? Me puedo imaginar que no.

Incluso yo, leyendo lo anterior, leo una determinada justificación en mis palabras con respecto a lo que ha acontecido en las últimas horas en París. Pero no. No hay ningún tipo de justificación. Nada justifica lo acontecido. Tenían derecho a hacer lo que hacían. A publicar lo que publicaban. Y tenían derecho por cuanto el propio derecho no les privó de esta capacidad.

Ahora debería venir un pero; pero no.

Mi solidaridad a la familia y compañeros. Mi solidaridad con todas las personas que hoy se sienten un poco menos libres para expresarse u opinar. Incluso a aquellas que puedan sentir limitada su capacidad de insultar de forma indirecta, como hacían ellos.

¿Quiénes son los responsables? ¿Toda la comunidad musulmana? Me temo que no. ¿La religión musulmana? Tampoco.

Hay muchas preguntas imposibles de responder. Ahora es momento de meditar. De buscar respuestas.

Me quedo con la respuesta social.

Desearía que esa respuesta se produjese cuando las muertes que se producen, se producen en ámbitos lejanos a los nuestros.

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s