La maldad

Muffins

Dejadme pecar de naif.

Creo que la maldad en el ser humano es algo extraordinario. En el sentido de que no es normal que nos la encontremos en la vida cotidiana.

Sólo tendríamos que echar un vistazo a un periódico para rebatir las anteriores palabras. Pero dejadme que me explique.

No quiero justificar ningún tipo de violencia, delito o daño; sólo quiero buscar una interpretación.

Obviamente hay personas que objetivamente hacen el mal. Creo que hoy son menos que ayer. Pero también creo que hoy tienen más publicidad que ayer. Hoy y ayer. Así, viviendo en ciudades seguras como vivimos, tenemos sensación de inseguridad. No voy a rebatir esto. No puedo.

Quiero acudir a la justificación que encuentra en su actuar la persona que comete los actos a los que antes me referí.

Ahora mismo, en España por ejemplo, tenemos a una serie de personajes (públicos y privados) que encabezan la representación del mal. Políticos, banqueros, delincuentes habituales, maltratadores, asesinos, etcétera.

Poco favor me haría justificar a los anteriores. No soy su abogado, y nunca lo seré. Mi opinión sobre cualquier persona en la que ahora pienses, es muy similar a la tuya.

Pero tengo la sensación (inverificable, por otra parte) de que si te sientas a hablar con estas personas, podrán explicarte el proceso que les llevó a hacer lo que hicieron. Con convencimiento de que lo que hacían estaba bien hecho o, en el peor de los casos, no era peor que lo que la mayoría hace en su día a día. Quizá su actuar fue (según su entender) en beneficio social, familiar o instrumental.

Mal haría también si me refiriese a un caso en concreto. Pero pongámonos a divagar. Con el tema favorito actual: el político.

Imaginemos un partido político. El partido político ha usado su poder para crear una red clientelar (que beneficia claramente a miles de personas). Red clientelar que le permite mantenerse en el poder. Ese poder se traduce en esa situación beneficiosa para esas personas. La pérdida de poder significaría el empeoramiento de miles de personas a las que, quizá, podemos ponerle cara, o que (incluso) son familiares nuestros.

¿Quién sostiene esa red clientelar?, ¿La sostiene el político que ejerce la alta responsabilidad?, ¿el trabajador del partido?, ¿el colaborador que le da difusión?, ¿el que apoya el partido esperando recibir ese beneficio?. Esta claro, que todos los elementos de la escala tienen parte de culpa. Pero ninguno es culpable del todo. Es más, cada uno tiene una justificación de hacer lo que hace. Y en muchos casos tiene la justificación de que el mal que hacen individualmente es muy inferior al beneficio que reciben.

Lo anterior, estoy de acuerdo, es lamentable. Pero creo que es natural. Forma parte de nuestra forma de ser.

No creo que haya muchas personas que, cuando cometan una infracción, delito o daño, lo hagan deliberadamente. En la mayoría de los casos lo hacen con una justificación (errónea e ilógica). Pero soy un firme defensor de que ese razonamiento existe.

Pongamos la persona que conduce bebido. No creo que nadie beba a sabiendas de que pueda matar a una persona. Nadie bebe sabiendo que ese sorbo puede suponer la muerte de otro ser humano. Simplemente beben (aun a sabiendas de que es peligroso).

Vuelvo a decir que no lo justifico, simplemente me interesa saber qué es lo que hay detrás de daño que infligimos a otra persona, y como digo, en la inmensa mayoría de los casos, no es un daño deliberado.

Es más deliberado el daño que se le hace al vehículo nuevo del vecino con una llave, que la muerte provocada por un conductor que, aun habiendo bebido más de lo necesario, decidió ponerse a los mandos del coche.¿Cual de los dos daños es más grave? No cabe duda. ¿Cual merece más castigo? Tampoco. ¿Cual es más despreciable? Esta claro.

Pero cuando nos encontramos con un delito efectuado con el único ánimo de hacer daño sin justificación (y para mi el caso más claro es el de Sandra Palo), las formas que, dentro del derecho y de la psicología, tenemos para evitar que el mismo se vuelva a repetir, son mucho más reducidas.

Y eso, es lo que lo dificulta todo.

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s