Cambridge

Santa Cruz

Hay momentos en la vida en los que aprecias que tienes una perspectiva interesante para analizar lo que te ha pasado. Esta situación viene con los años. Este fin de semana tuve uno de estos momentos.

Acabo de llegar de Cambridge. No de estudiar. De una boda.

No he estado mucho tiempo por allí, pero si el suficiente para conocer a mucha gente nueva. Muchos estudiantes. Profesores. Personas que han tenido una claridad a la hora de planificar sus carreras que yo no tuve. Me explico.

Es imposible llegar a esa Universidad dejándose llevar por una dinámica que no sea la del trabajo constante. Y ese trabajo debe empezar pronto. Y además, llegado el momento, deberás poder pagar el sueño.

Mi carrera universitaria fue una dinámica. Dinámica, dónde aprobar era el objetivo final. Pasar exámenes. Quitarme asignaturas de enmedio. Sin fin. Sin lógica. Ir derribando barreras para poder afrontar la siguientes. Mi objetivo no era aprender. No estaba encaminado a un determinado objetivo profesional o académico. Y lo conseguí. Y me sentí feliz por ello. Y en momentos como el que he vivido este fin de semana me doy cuenta del error.

Culpa mía. Pero nunca tuve una referencia. No supe hasta que no fue tarde la importancia del resultado. De aprender. De ser mejor que el resto. De relacionarte mejor que los demás. De tener un objetivo, y fijar las pasos a seguir para obtenerlo. De intentar ser el mejor. De hacer la cosa lo mejor que se posible. De, en definitiva, ganar.

Una carrera exitosa no tiene por qué significar más trabajo. Sinceramente lo creo. En mi caso, no creo que los buenos resultados me hubieran requerido más trabajo o esfuerzo. Lo único que hubiese tenido que hacer es tener una mejor estructura.

Y ahora, de nuevo, lo veo como un error. Un error de difícil solución.

Me preocupa pensar que quizá pueda no estar viendo ahora algo que, visto desde el futuro, me muestre que estoy obrando de forma errónea. Estoy en una época de cambios. De nuevos caminos. De toma de decisiones. De intentar abrirme paso de nuevo. Y no sé si estoy dando los pasos correctos.

Ahora tengo un plan. Una estructura. Un camino. Pero lo tuve desde que llegué. El problema es que no ha tenido resultados. Ahora tengo la sensación de que hay más cosas que no dependen de mi, que las que dependen. Intento hacer bien las que dependen de mi, pero no sé si tendría más éxito haciéndolas de otra manera. Tengo miedo de ver claro en el futuro algo que no estoy sabiendo ver ahora. Espero que no suceda.

Si pudiese volver atrás. O si tuviese que recomendar a alguien en el futuro, creo que le recomendaría tener una estrategia. Buscar. Probar en la época en la que se puede probar. Definir los gustos. Imaginarse en el futuro. Y luchar con fuerza por obtenerlo.

Nunca es tarde para cambiar una dinámica. Pero si puede ser tarde para tomar determinadas decisiones. Yo ya no puedo volver atrás y deshacer lo hecho. Tampoco sé si lo querría.

Me queda la tranquilidad de ser ahora consciente de todo lo arriba expuesto. Me queda la tranquilidad de que ese conocimiento estará presente en el desarrollo futuro de mis acontecimientos. ¿Me equivocaré? Seguro. Como siempre. Pero también habrá aciertos.

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s