Acuerdo en Grecia

Esta mañana nos hemos despertado con la noticia de la firma del acuerdo entre Grecia y los principales líderes de la Unión Europea. Y aquí viene un poco la clave de la opinión que me merece un poco el asunto.

Al margen de las medidas durísimas tomadas, y que son de fácil acceso para cualquiera que tenga el más mínimo interés por saber qué es lo que se está cociendo en la cocina de Europa; creo que lo más destacable es la responsabilidad que han tomado determinados dirigentes en la toma de la decisión.

Así, nos encontramos con que al abrir cualquier periódico de cualquier país de la Unión Europea (y me imagino también que a nivel internacional) es que la voz cantante de las decisiones tomadas por parte de los líderes de la Unión Europea, han sido del presidente francés, Hollande, y sobretodo de su homóloga alemana, Merkel. Estamos hablando de una Unión Europea que, dependiendo del ámbito y del sector en el que nos movamos, está integrada por un total de más de 20 países. Paises, en su enorme mayoría, que no han tenido ni la más mínima oportunidad de manifestarse contra lo propuesto por la señora Merkel. Si es que así lo hubiesen querido, que lo dudo.

Estamos ante un ente supranacional que al final viene siendo dirigido por la mandataria de un país. Teniendo en cuenta que esta última ha sido solo elegida por los nacionales de Alemania, la autoridad para representar al resto de Europa no es, desde luego, democrática.

Podemos estar de acuerdo en el hecho de que, de hecho, la potestad se la esta dando el silencio de los líderes de los demás países, pero a mi como ciudadano no es una cuestión que me sirva de nada. Sólo puedo votar a mis dirigentes una vez cada cuatro años, y, además, estos dirigentes no están sometidos a ninguna responsabilidad en cuanto a la desviación de sus promesas electorales con respecto a su toma de decisión.

Creo firmemente que, aunque sólo sea siguiendo criterios estéticos, deberíamos impedir que este atentado a la democracia y a la soberanía popular deje de ser el elemento característico del Eurogrupo. La señora Merkel no me representa. No quiero que la toma de decisiones dependa exclusivamente de ella. Pero, si dada la incapacidad política de mis representantes, lo anterior es realidad, quiero que se dibuje de otra forma. Cada vez que Angela Merkel sale representando al común de la Unión Europea, se está dando un paso atrás en la construcción de una Europa unida.

No puedo hacer más que pensar en un pasado no tan lejano, cuando veo a un dirigente de Alemania tomar decisiones con respecto a países terceros.

Y para otro día, dejamos el análisis de las medidas tomadas, y los beneficiarios de las mismas. Revancha sería un calificativo demasiado benévolo.

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s