Violencia de género

Es siempre espinoso tratar un tema como el de la violencia de género.

Me considero un firme defensor de la igualdad. He sido educado en una casa dónde ser hombre o mujer no tenía ningún privilegio a la hora de recibir derechos u obligaciones. Estoy tan seguro de la igualdad entre géneros en todos los aspectos posibles, que creo que pocas medidas correctoras de desigualdades son justas. Aunque haberlas, haylas. Allí dónde efectivamente existan, que se identifiquen y se actúe para eliminarlas. Por mojarme y poner un ejemplo, creo que una mujer puede tener más problemas a la hora de encontrar un trabajo por el simple hecho de ser fértil.

La existencia de personas que se toman la cuestión de la diferencia de sexos como una revancha, o como una reclamación de derechos históricos, respectivamente, no hace más que dañar al fondo del asunto. Y voy a hablar de dos casos en concreto:

En el primero,  me sigue sorprendiendo el trato que desde organizaciones feministas se da a la figura de las amas de casa. En muchísimos casos, la mayoría, las mujeres que hoy son amas de casa (especialmente las mujeres de entre 40 y 70 años) lo son fruto de una cultura y una presión social que les llevó a dejar de lado cualquier expectativa de futuro para servir dentro de casa. Muchas mujeres dejaron de estudiar, de trabajar, de vivir, en el momento en que se casaron con motivo de que “su papel” era el de criar niños y limpiar. Estas mujeres han sido, son, y serán víctimas de su género. Y sin embargo no se toman medidas con respecto a ellas. La inserción laboral de una mujer que durante los 20 años anteriores no ha hecho otra cosa que trabajar dentro de su casa debería ser una prioridad para las administraciones. El acceso a la Universidad de estas, gratuito y fomentado. La independencia económica, garantizada. Y así seguiría un buen rato.

El segundo; creo que hace mucho daño intentar igualar a los hombres que sufren las consecuencias de la legislación contra la violencia de género, con las mujeres víctimas de violencia de género. Como Abogado, he sido testigo de casos de abusos de la normativa de defensa de las mujeres sin justificación suficiente. Soy consciente de que se ha violentado el derecho para obtener un beneficio. Y soy consciente de que hay hombres maltratados por sus mujeres. Pero esto no es más que una gota dentro de un mar de realidad de maltrato del hombre sobre la mujer. No se pueden comparar dos situaciones tan diferentes. La posición del hombre no es ni parecida a la de la mujer en este aspecto. Las mujeres, desgraciadamente, siguen siendo víctimas en una proporción infinitamente mayor a la del hombre. Y por eso, tweets como el de la Policía de Madrid del otro día me parecen lamentables.

Que existan despojos humanos que defiendan la violencia sobre una persona simplemente por razón de género no debería hacer perder el fin de lo que se persigue cuando se habla de violencia de género: acabar con la violencia física y social contra la mujer, y fomentar un futuro de igualdad dónde el hecho de ser mujer u hombre no te cualifique o perjudique en ningún aspecto de tu vida.

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s