Sin cambios

DSC_1335

Hace ya algunas semanas que no me refiero a mi realidad profesional y hoy quiero dedicarle unas palabras.

Desde que me decidí por volver a andar el camino que dejé cuando me vine de Sevilla (ejercer la profesión de Abogado) tengo una sensación de tranquilidad con momentos puntuales de agobio. Por una parte sé que sigo avanzando paso a paso en mi vida profesional. Pero por otra soy consciente de que los pasos son mucho más pequeños de lo que serían en una situación normal.

No puedo avanzar más de lo que lo hago, y tengo la sensación de que nunca llegaré al ritmo que quiero. Sigo estancado en una situación profesional a la que no le veo salida. Sin embargo cuando miro a mi pasado reciente veo que si hubiese dado algún paso antes, ahora a lo mejor mi situación sería otra. Esto último es quizá indicativo de que es ahora un buen momento para intentar dar esos pasos, pero lo veo un poco tarde. Ya son más de dos años y medio aquí, y veo lejos en mi futuro los frutos que podría dar una decisión sacrificada en el día de hoy.

No obstante, nunca he estado cerrado a nuevas opciones profesionales. El problema es el cúmulo de mala suerte que se ha estado dando en mi entorno profesional desde hace ya algunos años. ¿Mala suerte? Si. Existe. Como he comentado muchas veces, este sinsabor, este maltrato al que me estoy viendo sometido, esta falta de frutos, sólo se puede superar con una convicción: saber que estás haciéndolo (con los errores propios) lo mejor que puedes. Eso es lo que hace que siga teniendo buen humor, y que pueda irme a la cama por las noches y dormir como un angelito.

Quizá hay un poco de autocomplacencia dentro de mis palabras; no lo niego. Pero también hay reconocimiento a mucho trabajo realizado y, sobretodo, mucho esfuerzo. Cada no, cada mala jugada, cada mal resultado significa empezar de nuevo desde cero. Y ya no sé cuantas veces me he levantado. No sé cuantos golpes llevo encima, pero si vuelvo atrás en este blog puedo ver escritos de hace más de un año dónde decía que no podía mucho más. Y aquí estoy.

Y precisamente estas palabras vienen a significar un nuevo esfuerzo en volver a intentar lo que hasta ahora se ha demostrado imposible de conseguir: generar algún tipo de ingresos.

No estoy ciego. Conozco mis circunstancias. Y en base a las mismas busco. No pretendo estar al mismo nivel que pudiera estar en España, y estoy mucho más abierto de lo que estaría allí. Lo he intentado todo, pero bueno, el que no sigue tirando la caña no se puede quejar de no pescar. Mi principal obligación es seguir en el empeño. El día que no lo haga, mi problema se convertirá en otro. Siempre problemas.

He tenido en las últimas semanas un tiempo muy bonito en lo personal, pero no en lo profesional. Hay cosas que no cambian. ¿Cambiarán? No lo sé, pero estoy obligado a seguir intentándolo.

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s