El padre que no es padre (Previo)

S-bahn

Ser padre hoy en día podría ser calificado de irresponsabilidad.

Pero no podemos luchar contra el instinto que nos lleva a querer reproducirnos. Contra las ganas de ser padres. Y ahí me encuentro yo ahora. Si, los hombres también tenemos el instinto de paternidad. Al menos yo lo tengo. Se me cae la baba cuando veo a un niño por la calle. Me gusta estar con ellos. Jugar con ellos. Escucharles.

Siempre he tenido una mala relación con niños. Ni me gustaban, ni les gustaba. No me sentía cómodo con ellos. No me gustaban. Me hacían sentir incómodos. Y les evitaba. Como reitero, no me gustaban.

Pero eso cambió un día. No sé cuándo ni por qué. Pero en esas estamos.

Como digo, ser padre hoy día puede llegar a ser una irresponsabilidad con motivo de la sociedad en la que vamos a insertar a nuestros hijos. Pero creo que podemos contribuir con un poco de sentido común, a mejorar la experiencia de estos en el mundo que les queda que vivir. Hablo de principios. De traslado de experiencias. De cultura. De educación. De cariño. De disfrute.

Y sobre todo eso quiero hablar.

No soy padre. No espero serlo, al menos, en los próximos nueve meses. Pero espero llegar a serlo un día. Y ese serlo es una preocupación que tengo en la cabeza desde hace mucho tiempo. Quiero ser un buen padre. Es mi mayor meta en la vida. Y me estoy preparando para ello.

Anuncios

¿Qué te ha parecido?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s