0

Por qué desayuno pan con mantequilla

P1060841

La historia se remonta a cuando monté mi despacho.

Al margen de alguna otra inversión que en su momento fuera necesaria para la financiación de la locura que no deja de ser el montar un despacho con 25 años; en el momento de abrirlo me encontraba en la situación de una necesidad de dinero acuciante. En Sevilla a mi situación de entonces se la conoce como estar “tieso“. Así estaba.

Fui en su día el primero en instalarme en el Vivero de Empresas que la Cámara de Comercio de mi localidad abrió en un polígono industrial de la periferia de Sevilla. Un sitio atípico para un despacho de abogados, lo sé. La situación de ser el primero me dio la ventaja de ir conociendo, poco a poco, a todos los que, tras mía, se unieron al mencionado vivero. Lo que, unido a otras capacidades, me hizo el centro social del lugar. Y el protegido, en cierta medida.

Una de las cosas que más me gusta de mi ciudad y de mi cultura es que la vida social se hace en la calle. Se celebra. Y en esas me encontraba. Sin un duro, y con la necesidad de ir a desayunar, quizá, dos o tres veces al día. Y no es que lo necesitase, es que en un bar es dónde se habla de negocios, de rumores, de información importante, por lo que mi principal medio de adquirir clientes era tomar un café y una tostada con el que se prestara a acercarse a mi despacho a avisarme de que la hora del desayuno había llegado. Y no eran pocos.

Estaba en una situación en la que, para hacerse una idea, cuando tuve moto, tenía que mirar en el móvil el saldo de mi cuenta bancaria antes de echar gasolina. Si tenía 10€, esos que iban para la moto. Si eran menos, pues menos. Con ello, si tenía que bajar a desayunar una o dos veces al día, no podía gastar dinero en lujos. El café más barato que servían era el cortado; lo siguiente era agua, que alguna vez también tomé con alguna excusa que me inventara. Por ello, la media tostada que me tomaba en cada desayuno no podía tener más lujos que la mantequilla. Y tengo intolerancia a la lactosa, aunque entonces no lo sabía. Creo recordar que ambas cosas me salían por 1,30€ juntos.

Saqué mucho rendimiento a aquella pequeña inversión que hacía todos los días, y me llevé de aquella experiencia a buenos amigos y algún que otro mal cliente. Lo recuerdo con mucho cariño.

Antes, nunca había desayunado pan con mantequilla; desde entonces, lo hago a diario hayan ido, o no, mejor las cosas. En primer lugar porque aprendí a disfrutar de lo que tenía, que no era poco. En segundo, porque me di cuenta de que no se necesita más que eso. En tercero, porque lo importante no es lo que comes, sino con quien.

No sé cómo lo hice, pero siempre conseguí la forma de pagar ese desayuno. Y la gasolina que necesité. Y todas y cada una de las facturas y recibos. Y funcionó.

De aquello sólo queda un grato recuerdo, y una costumbre para todas las mañanas: mi café, y mi pan con mantequilla.

Anuncios
0

Café

DSC_0679

¿Existe la suerte?

No estoy del todo convencido de su existencia en sentido positivo, pero si en sentido negativo. ¿Se puede controlar la suerte? Creo que no.

Esta mañana, procrastinando lo que debía hacer, me puse a leer un artículo referido a uno de mis ídolos musicales, Neil Young. Ese artículo me llevó a otro, y este último a un tercero. Es imposible referirse a la historia de la música sin hablar de Neil Young, pero es imposible referirse a la música de este sin referirse a Crosby, Stills and Nash (otra de mis debilidades musicales).

Una de las virtudes que tiene vivir dónde vivo, es que tengo la suerte de poder disfrutar de una oferta de conciertos impresionante. Este mismo año, CSN dan un concierto (carísimo, por cierto) aquí en Berlín. Y me debato entre la duda de ir o no. No sé si cuando me decida será demasiado tarde.

Al grano; la sucesión de artículos me llevó a una entrevista a David Crosby (uno de los mejores músicos y guitarristas de la historia), dónde se refería a la dinámica de abusos en la que se ha desarrollado su vida, y cómo a pesar de tener más de 70 años, y de haber hecho lo mismo que a tantos de sus amigos (Joplin, Hendrix,…) llevó a la muerte, el sigue sintiéndose fuerte, y capacitado para dar como mínimo diez años más de música. Comentaba, a su vez, que había hecho todo lo que estaba en su mano para haber tenido un rápido final. Todo lo anterior, teniendo en cuenta de que actualmente sufre de Hepatitis C, diabetes y de una afección en el corazón.

Está claro que nos encontramos un caso en el que no sólo ha escapado de la mala suerte, sino que creo debe haber algo más que justifique que, aun a pesar de haberlo hecho todo mal, el destino no le ha permitido fallar.

No lo sé.

¿Hay una correlación entre lo que nos deparará el futuro y lo que hacemos a diario? Es indudable. ¿Hasta qué punto está en nuestras manos todo lo que nos pase? Esa es la pregunta que llevo haciéndome desde hace muchísimo tiempo. Me imagino que no tiene una respuesta clara, pero seguro que en algún momento podré determinar un porcentaje.

Si la vida es justa, debe haber una correlación entre sucesos buenos y malos. Y, aunque no fuese justa, esa correlación debe existir. ¿Es subjetiva la apreciación de si lo bueno ha compensado lo malo y viceversa? Me lo imagino. ¿Cuándo podremos valorar eso? No tengo ni la más mínima idea.

Creo que cada día hago mejor café. La única limitación que tengo, es la de no poder beberlo tanto como me gustaría. Podría beber 10-12 tazas de café al día, pero las consecuencias serían peores que el placer que me produce.

No tengo ningún tipo de teoría sobre cómo hacer un buen café. Creo, además, que hoy en día hay muchos gurús al respecto.

Yo me limito a probar e investigar. No hay una receta. Cada día, a la hora de hacerme el café, varío la receta en base a criterios que ni yo mismo sabría entender, pero el resultado (siendo cada día distinto) es siempre igual de satisfactorio.

Como con todo, creo que hay que estar abierto a probar diferentes variedades, diferentes formas de hacerlo, y después decidir la que más gusta.

Yo tengo mis dos tipos de café favoritos (variando un poco, dependiendo del día):

– Café de filtro: un par de cucharadas de café molido para unos 400ml de agua. Sin azúcar y , por supuesto, sin leche. El café tiene que ser potente, pero no ácido.

– Café con leche: Café normal hecho en una cafetera expreso a media carga, más leche. 80% café, 20% de leche. Nada de azúcar. Si acaso, un poco de canela.

Pero cada momento tiene su café.

Hoy he hecho un experimento para ahuyentar la mala suerte. No sé si lo conseguiré. No sé si romperé el statu quo en el porcentaje de buena/mala suerte que tengo. El tiempo lo dirá. Y tiempo tengo.