0

Se acerca el día

DSC_0816

Esto se está llenando de motivados. Gente que te dice qué puedes (casi todo), y que la mayoría de las limitaciones las tienes en la mente. No me parece mal.

Para mi un fracaso es aquello que ni siquiera se ha intentado. Algo que quedó en el tintero. Un sueño. Al contrario, nada que se haya intentado debe ser considerado un fracaso. Ni mucho menos. Yo soy un claro ejemplo de ello, y he contado por aquí muchas experiencias que derivaron en fracaso y que, sin embargo, sirvieron de valioso aprendizaje.

Pero creo que no todo se puede conseguir. Creo que hay clarísimas limitaciones en lo que cada uno puede y/o no puede conseguir, y creo a su vez que depende de la fuerza mental de cada uno saber en qué se está metiendo, y en qué no. Me parece aventurado no medir los riesgos de cada paso que se está dando.

Después, podremos valorar si la apreciación de los riesgos fue buena o mala. Pero hay que partir de una meditación previa antes de iniciar algo que quizá nos genere más frustración que aprendizaje y, sobretodo, éxito.

No hace demasiado escuché en un podcast de divulgación científica que me gusta mucho (Catástrofe Ultravioleta) que no era mejor el reloj el que menos se atrasaba o adelantaba, sino que el mejor reloj era el que se adelantaba o atrasaba de una forma regular y previsible. A eso me refiero.

Y el que me entienda, que me compre.

 

Anuncios
0

La cueva

010115460

Fueron muchos días en mi cuarto.

Muchas mañanas.

Muchas noches.

Muchas tardes.

Aun no sé por qué me encerraba. Me imagino que era lo más cómodo.

Siempre me gustó la soledad. Incluso ahora, que disfruto más de la compañía, o que la compañía es más agradable. Quizá lo agradable de la compañía no fuese nunca un problema. Quizá el problema fui yo. Mi vida. Lo que decidí en ese momento. Dónde me encontraba.

Es curioso lo de la música en este blog. Ahora mismo suena aquello de “What would you think if I sang out of tune…”. Quizá fue ese el problema. Quizá todos necesitamos un poco de help of our friends. Quizá fue ese mi problema en ese momento. No lo sé.

Ahora estoy lejos de todo, y todos, lo que estaban dónde yo estaba cuando me encerraba en mi cuarto sin saber por qué. Pero no me arrepiento de aquello. No echo (aun) en falta los momentos que dejé de compartir cuando la distancia no era un impedimento para compartirlos. Quizá algún día lo haré. En aquel momento fue un proceso de aprendizaje. Fue por lo que tenía que pasar, cuando tuve que pasarlo. Mi travesía en el desierto. Ahora los tiempos no son fáciles, pero reacciono ante ellos de una forma total y absolutamente diferente. Eso me lo enseñó aquello.

No hay mejor aprendizaje que el que te proporciona lo vivido en tu carne. Nadie escarmienta en cabeza ajena, y por mucho que me hubiesen dicho en aquel momento que estaba cometiendo un error, no creo que lo hubiese visto con ese alcance.

Acabo de escribir error, con h. Ya lo he corregido

¿Estas pasando por eso?

¿Te sientes solo?

¿Te sientes mejor estando solo?

¿Te sientes mejor sin dar la cara?

Tranquilo. Pasará. Como todo pasa. La vida no es más que una sucesión de situaciones a veces más agradables, a veces menos, y la gran mayoría de ellas irrelevantes. Trata de aprender del momento que estás viviendo. Trata de ser mejor. Habrá un momento en que no puedas superar al pasado, pero siempre podrás superarte a ti. Lucha por eso.

Ten paciencia.

Todo pasa.

Todo.

Incluso lo que creemos que no.